20 de octubre de 2013

EN OPINION DE AUGUSTO PEÑA: Endeudamiento y reestructuración de las deudas de SIMAS, pudiesen mostrar que hubo fraude

  Dossier ahpd 79 El cómo robaron en SIMAS Atención Señora Marcela Moreno
Octubre 6 del 2013
Endeudamiento y reestructuración de las deudas de SIMAS, pudiesen mostrar que hubo fraude. *Probablemente, por medio del sistema financiero se llevó a cabo en SIMAS la quiebra inducida ex profeso.
La llegada de Jesús Campos a SIMAS fue impulsada por los agroindustriales para mantener el ritmo de expolio del agua que es de todos o, en el mejor de los casos, para pagarla al precio que se les pegue la gana. En sí, no se contrató a Campos para mejorar las condiciones de la empresa ni aclarar si hubo o no fraudes dentro de SIMAS en la administración anterior panista; Campos entró –también- para desestabilizar a SIMAS y llevarla a números rojos en su contabilidad para intentar privatizar la empresa tal y como los Moreira –y otros gobernadores- lo hicieron con el agua de Saltillo y Ramos Arizpe; sin embargo, y a pesar que, la encomienda a Jesús Campos de entrampar financieramente a SIMAS no paró en lo anterior sino que adquirió créditos a alto costo financiero -29% anual- con dos fines: Uno.- desviar del erario por medio de ciertos contubernios con bancos y financieras –no me lo explico de otra manera- algunas sumas, y acelerar la quiebra de SIMAS.
¿Por qué una institución gubernamental tiene que pagar intereses al 29% anual, cuando el mercado financiero, para estos casos, es y puede ser del 4 y hasta del 10% anual? Claramente aquí podemos tipificar esta acción como un robo descarado a la empresa de aguas de Torreón y por ello entendemos que su renuncia de Campos, atribuida a que guardó una información de desfalco por más de tres años en su cajita de Pandora, fue sólo con la intención de hacer una polvareda mediática o cortina de humo para desviar la atención de los fraudes y trapacerías de toda índole perpetradas por su administración y su gestión como gerente de SIMAS.
Los consejeros permitieron que se contratara para la auditoría acotada a un tiempo determinadamente reducido a Gossler, estando claro que esto es absolutamente irregular por dos cosas: una, porque en caso de encontrar alguna irregularidad en ese corto lapso auditado –ellos dicen- auditarán los tiempos anteriores y posteriores y, dos, que Gossler ha sido durante siete años el auditor de SIMAS, o sea, que la empresa auditora que toleró con disimulo los topillos de Campos, ahora va a auditar lo que ellos ya auditaron. Los consejeros que aceptan este tipo de auditorías están demostrando su colusión fraudulenta con el gerente Campos. No deben permitirle que renuncie a menos que quieran que la impunidad continúe siendo la constante que ha seguido en el gobierno de Olmos.
La cuestión es que el nuevo endeudamiento y la reestructuración de deudas anteriores fueron maquinaciones fraudulentas contra el erario, y esto es lo que hay que averiguar y no permitir así como así, que Jesús Campos renuncie y se lleve a cabo el borrón y cuenta nueva, tal y como en cada fraude contra los dineros del pueblo se perpetra de parte de políticos y funcionarios públicos al alimón con empresarios de muchas ramas incluyendo la financiera. El que busca encuentra, y si los consejeros de SIMAS, ¡Claro!... los que no estén coludidos en los despojos a la empresa, de veras quieren hacer su trabajo y no quedar señalados como delincuentes y corruptos –por omisión o comisión- tienen por obligación, para salvar su nombre de la deshonra, que impulsar una auditoría específica sobre el por qué SIMAS paga intereses a bancos y financieras como si se tratase de deudores de tarjetas de crédito o del Monte de Piedad, y sin duda encontrarán que esta fue otra forma de robar y quebrar a SIMAS. O ¿usted qué opina apreciable lector?
Atenta y respetuosamente
Augusto Hugo Peña D.

Zuloaga 22 c. p. 27140 Torreón, Coahuila. Tel. 312 29 67 – E-mail ah.pd@hotmail.com
'via Blog this'