10 de septiembre de 2013

Dinero Lo bueno, lo malo y lo feo de la reforma  Causa enojo el IVA en colegiaturas

La Jornada: Dinero:
 Lo bueno, lo malo y lo feo de la reforma
 Causa enojo el IVA en colegiaturas
Foto El cocacolazo
Enrique Galván Ochoa
E
l proyecto que envió Peña Nieto al Congreso no es definitivo. Va a ser objeto de cambios y ajustes. Los dirigentes de la cúpula empresarial que asistieron antenoche a su presentación en Los Pinos fueron sentados en las primeras filas frente a la mesa que ocuparon el Presidente, su gabinete y los infaltables del Pacto por México. Algunos salieron desencajados. Y si las modificaciones que desean no pasan en el Legislativo seguramente habrá amparos contra los conceptos que más les incomodan: el impuesto a las bebidas tipo Coca-Cola y a las utilidades de las transacciones bursátiles. También es previsible que habrá resistencia –esa sí justificada– a gravar los alquileres de casas y departamentos (hoy día sólo pagan las oficinas y los locales comerciales). Y, por supuesto, las colegiaturas. Las grandes corporaciones tienen diputados propios que seguramente defenderán sus intereses. Vamos a ver si Gamboa Patrón y Beltrones son capaces de reunir el número de votos suficientes –incluyendo los de los perredistas peñanietistas– para sacar adelante el reformón fiscal, así como lo hicieron con el energético. A reserva de analizar punto por punto, en el recuadro reproduzco en forma muy sintetizada algunos lineamientos de lo bueno, lo malo y lo feo que contiene.

Mamás y papás indignados

El proyecto de encarecer con IVA las colegiaturas originalmente es del PAN. Fue propuesto por Fox en 2001, así como gravar los alquileres. Entonces el IVA era de 15 por ciento. Ahora lo revive el PRI pero –¡oh, paradoja!– Gustavo Madero se opone. En realidad no son los panistas quienes deberían preocupar a los autores de la resurrección del engendro, sino el enojo de las madres y padres de familia. Hacen un esfuerzo portentoso para pagar las cuotas en los distintos niveles que cursan sus hijos: desde el pre-kínder hasta la universidad. Para los que trabajan es un desastre cuando no pueden dejarlos en la escuela. El IVA en colegiaturas va para atrás, como también fracasó en el foxiato.

¿Y los refrescos?

Se estima que su precio aumentará entre 15 y 20 por ciento. Lo ideal es que la recaudación se dedique exclusivamente a combatir las enfermedades que provoca su consumo.

fuente: http://www.jornada.unam.mx/2013/09/10/economia/006o1eco?partner=rss
'via Blog this'