14 de septiembre de 2013

Acusan a derechohumanistas de ser comparsas de la política del garrote de EPN

Acusan a derechohumanistas de ser comparsas de la ‘política del garrote’ de EPN:
PEDRO MATÍAS
14 DE SEPTIEMBRE DE 2013
NACIONAL
OAXACA, Oax. (proceso.com.mx).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos y la del Distrito Federal terminaron por convertirse en comparsas de la “política del garrote” al avalar el desalojo de los maestros, afirmó el dirigente de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, Francisco Jiménez Pablo.

Luego de que el Congreso Agrario Permanente expresó su solidaridad con la “causa justa” de los maestros, Jiménez Pablo manifestó su preocupación por que con esta actuación de la CNDH y la CDHDF, “los dirigentes y movimientos sociales quedamos en total indefensión” ante la política de criminalización y del garrote que emprenderá el Ejecutivo federal y el de la Ciudad de México”.

Consideró que en el operativo policiaco llevado a cabo ayer en la Plaza de la Constitución para desalojar el campamento del magisterio fue una aberración utilizar la fuerza pública para resolver un conflicto social y, sobre todo, buscar la comparsa de la CNDH y del Distrito Federal.

“Avalar esta acción sólo demuestra que hay una actitud de comparsa del organismo de derechos humanos que ha creado el Estado, lo que no pasa en otros países, por ejemplo en Europa, donde los organismos de derechos humanos juegan un papel de autonomía y vigilancia de los derechos humanos”, puntualizó el dirigente de la CNPA-MN.

A juicio de Jiménez Pablo, el caso mexicano ha servido más que nada para legitimar en los últimos años y jugar un papel de comparsa con el Estado mexicano justificando el uso de la fuerza y, sobre todo, planteando que se hace con apego a los derechos humanos.

Mencionó que esto significa un “verdadero retroceso en materia de política y de derechos humanos en el país lo que hace el presidente Enrique Peña Nieto y el organismo de derechos humanos”.

Lo único que queda son los pronunciamientos de los organismos no gubernamentales porque “creo que son los únicos que realmente tienen legitimación y vocación de defensa  de los derechos humanos y hay una posición de vulnerabilidad del movimiento social tanto de los dirigentes como de la base sociales”.

Mencionó que en este momento “qué esperanza hay para los movimientos sociales puedan realizar denuncias en el marco institucional, definitivamente no lo hay puesto que estos organismos oficiales como la CNDH y CDHDF, están jugando un papel de comparsa por lo que la criminalización que el estado mexicano ha venido haciendo en los últimos años y que hoy se ratifica con mayor crudeza con el gobierno de Enrique Peña Nieto”.

Ante los hechos ocurridos en la capital del país, la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPA MN) rechaza y condena enérgicamente el uso de la fuerza pública en el desalojo contra los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) efectuada en el Zócalo de la Ciudad de México.

Hizo hincapié que la represión contra el movimiento social no es raro ya que a la vez que sucedía el desalojo en la capital del país, de manera simultánea los gobiernos estatales realizaban el desalojo de plazas públicas locales, así también avanzo la represión en varios estados.

Caso concreto el de Guerrero donde detuvieron al líder de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de Guerrero (CETEG), Minervino Morán Hernández y su acompañante Mario Zamora por haberse movilizado recientemente.

A su vez, el coordinador general del Congreso Agrario Permanente, Max Agustín Correa Hernández, expresó su solidaridad con la “causa justa” de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación aunque no comparte plenamente los métodos extremos tanto de la CNTE como del Gobierno Federal para resolver este conflicto magisterial.

Lamentó la cerrazón del presidente Enrique Peña Nieto así como del Congreso de la Unión para cancelar la oportunidad del diálogo y de los acuerdos para que la agenda del Pacto por México se convierta en una agenda no sólo de la clase política sino también de la sociedad.

Asimismo “lamentamos que hablen los chorros de agua y las piedras, mientras callan la razón y la propuesta”, puntualizó.

En entrevista, confió en que el “espectáculo del Zócalo capitalino, no se convierta en la permanente escena de la vida política y social en el país tanto en la capital como en otras plazas de la República Mexicana.

Por ello, hizo un llamado al Congreso de la Unión y a los integrantes del Pacto por México así como a Peña Nieto a que el Pacto por México deje de ser un pacto entre partidos políticos e incluya a toda la sociedad.

Lo anterior debido a que el tema de la reforma educativa acreditó que sólo unos cuantos estuvieron en la mesa de discusión, cuando es necesario incluir a los sectores económico y social del país, detalló.
'via Blog this'