2 de diciembre de 2013

Ni paleros del UNIVERSAL pueden mentir con desastre económico del salinato restaurado

Desaceleración marca primer año de EPN | Pulso Diario de San Luis:
Destaca el impulso a reformas estructurales en materia económica

NACIONAL DOM 1 DICIEMBRE 2013 3:00
El Universal

El primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto quedó marcado por una profunda desaceleración económica, pero también por el impulso a una serie de reformas que rompieron la virtual parálisis legislativa de sexenios anteriores.

Las proyecciones del crecimiento económico para 2013 por parte del gobierno y analistas rondaban entre 3.5% y 4% al inicio de la administración, pero conforme pasó el tiempo y se agudizó la desaceleración, las perspectivas se desinflaron a un intervalo de entre 1.2% y 1.3% de acuerdo con las estimaciones más recientes.

En los primeros meses del año México se ubicaba entre las tres economías con mayor dinamismo para 2013 dentro de la OCDE; sin embargo, el débil desempeño que mostró la economía lo hizo descender a la posición 15 de los 34 socios de la organización.

El gobierno apostó en su primer año a impulsar una serie de reformas estructurales en materia económica como la de telecomunicaciones, la financiera, la hacendaria y la energética.

De todas ´stas ya han sido aprobadas la hacendaria, la de telecomunicaciones, y la financiera, sin embargo para estas dos últimas todavía quedan por definirse y aprobarse las leyes secundarias que posibiliten su operación.

La reforma hacendaria por su parte generó muchas reacciones en contra, principalmente por parte del sector empresarial.

Finalmente la energética, que se encuentra en discusión, constituye la principal apuesta del gobierno para reactivar las expectativas y la inversión del sector privado, señalan los especialistas.

Expertos consultados por El Universal reconocieron que las autoridades subestimaron la desaceleración económica, además de que critican el estancamiento del gasto público, lo cual profundizó el mal paso de la actividad productiva.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda, en los primeros nueve meses de 2013 se ejerció un gasto público inferior en 23 mil 840 millones de pesos respecto a lo programado.

El profesor de la Facultad de Economía de la UNAM, Aníbal Gutiérrez, dijo que el primer año fue de negociación política y de reformas. “Lo más valioso ha sido recuperar un esquema de concertación como es el Pacto por México, así como impulsar una serie de reformas e iniciativas, pero en los hechos esto todavía no se traduce en una perspectiva positiva y de mayor crecimiento”, dijo.

Alejandro Villagómez, profesor e investigador del CIDE, manifestó que la principal virtud en este gobierno fue el “tren que armaron con el Pacto” para proponer varias reformas, lo que alimentó la idea del “Momento Mexicano”.

Aunque este “Momento” no se concretó, pues la caída de la economía fue mayor, el experto dijo que lo importante es que se entró en una nueva dinámica que no se veía en los últimos 12 años.

El director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDICE), José Luis de la Cruz, dijo que la desaceleración económica se ha traducido en una menor generación de empleos, de menor calidad.

En los primeros 10 meses de 2013 se generaron 590 mil 393 empleos formales, cifra 29% menor a los creados en el mismo periodo del año anterior.

Además han aumentado el número de trabajadores con los niveles de remuneración más bajos. Con hasta un salario mínimo crecieron 4.4% y los de uno a dos salarios mínimos 5.4%, mientras los que ganan más de cinco salarios mínimos cayeron 7.3%.

En opinión de José Luis de la Cruz, se subestimó la magnitud de la desaceleración, lo que implicó que el gasto de gobierno no se ejerciera en tiempo y forma, afectando elementos centrales del crecimiento económico como la inversión pública.

La respuesta de las autoridades no fue adecuada ante la mayor desaceleración de la economía, este rezago en la inversión pública fue un manejo inadecuado de política macro que permitió que se profundizara la caída de la actividad económica, destacó Villagómez.

El director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Juan Pardinas, reconoció que en el corto plazo, los resultados económicos de esta administración fueron insatisfactorios.

“A este gobierno se le debe atribuir la lenta ejecución del gasto, pero en otros aspectos es parcialmente responsable, pues heredó la negligencia por invertir en infraestructura de abastecimiento de gas y es algo que terminamos pagando en este primer año”, expuso Juan Pardinas.

Este año se cayó en un triángulo negativo, explicó Julio A. Millán, presidente de la firma Consultores Internacionales. “Por un lado, no hubo un proyecto anti cíclico que atenuara la desaceleración económica, por el contrario, se bajó la inversión pública. El otro punto es que se pusieron todas las reformas juntas y cuando los países hacen reformas siempre hay una depresión económica, por eso se requiere de un proyecto anti cíclico. El tercer aspecto es que el entorno internacional no fue propicio”.
'via Blog this'