25 de noviembre de 2013

MARTIN VELEZ: GAMBITO CÁRDENAS

GAMBITO CÁRDENAS



Gambito se le llama a un tipo de jugada en ajedrez. Consiste en ofrecer al adversario el sacrificio de alguna pieza, normalmente un peón, para desorganizar las piezas del oponente; desviarlas de las casillas centrales, pues es sabido que aquel que domine el centro del tablero, tendrá, en el curso de la partida, las mejores posibilidades de imponerse.

En resumen, se sacrifica alguna pieza para obtener ventaja futura. Es en esencia una jugada de engaño, ese es el gambito; como la gambeta del futbol: parece que el jugador va para un lado, pero va para el otro. Algunos gambitos han hecho escuela, hasta lograron tener nombre propio, pues son jugadas estratégicas que un jugador avezado de ajedrez debe conocer para no cometer errores de principiante. Entre otros existen los gambitos siguientes: Evans, From, Budapest, Morra, Rosseau, de Rey, de Dama, elefante, Halloween, etc, etc.

Los Chuchos perredistas, que suelen ser muy chuchos, en estos días están aventándose lo que pudiera considerarse una jugada de gambito, al ofrecer la presidencia del PRD a Cuauhtémoc Cárdenas. Saben que temporalmente sacrificarían la presidencia del partido que forma parte del patrimonio chucho; pero a cambio de ello obtendrían ganancias futuras nada despreciables. Veamos.

Primero lo primero, al reformar los estatutos para permitir la reelección de quienes ya fueron presidentes del partido, los chuchos no sólo le abren la puerta a Cárdenas: se la abren ellos mismos. Con el prestigio que aún le queda a Cárdenas pretenden abrir el cerrojo de los estatutos; pero una vez abierto, atrás vienen los gandallas: Chucho Ortega, Chucho Zambrano, Cucho Acosta; Chucho Navarrete puede esperar, al cabo él puede seguir cantando rancheras.

Segundo lo segundo. En las próximas elecciones federales los Chuchos de Beltrones no competirán contra el PRI o el PAN. Competirán contra MORENA, la fuerza político electoral de López Obrador, que para entonces, si el IFE de Beltrones no dispone otra cosa, tendrá registro de partido político. Competirán PRD y Morena por el electorado que normalmente vota izquierda, que de manera inercial, en muchos casos, ha seguido votando PRD. Muchos ya no lo harán así, pues frente al desprestigio de los chuchos se alzará la opción electoral lopezobradorista, cuyo arrastre social no ha dejado de sentirse.

Al tanto de su desprestigio, los Chuchos ofrecen la presidencia del PRD a Cárdenas. Así, podrán sacrificar temporalmente la presidencia del partido que les pertenece; pero el prestigio que le queda a Cárdenas servirá para librar de mejor manera la batalla electoral venidera, contra López Obrador.

En el ajedrez político electoral actual, Cuauhtémoc Cárdenas entra en funciones como peón sacrificable. Sería el Cid Campeador chucho, contra los moros pejistas. Con independencia de si el propio Cuauhtémoc Cárdenas acepta o no el movimiento de gambito chucho, éstos, los Chuchos, pasearán a su Cid hasta el 2015, no sobre Babieca, sino sobre el cada vez más famélico rocinante perredista.

'via Blog this'