20 de octubre de 2013

¿Qué pasaría si la CNTE plantea en cada estado fuerte tomar el edificio del SNTE charro? - Pedro Echeverría V.

https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTFw1Z3cmls9INlf9KMCgrI2_FiQZ1L1hFY7YnvUz5kcUngM6SghA
¿Qué pasaría si la CNTE plantea en cada estado fuerte tomar el edificio del SNTE charro?
Pedro Echeverría V.

1. Cuando se tiene un apoyo masivo  de maestros, fuerte y con convicción, se debe expulsar a los charros del Sindicato (SNTE) de su madriguera; cuando no es favorable la fuerza y, por tanto no hay contingente para mantenerse en el local, no se debe aventurar esa posibilidad porque el gobierno puede obligar a los uniformados a intervenir. En 1989 intentamos (la CNTE) tomar el edificio de la sección 33 en Mérida; no pudimos porque los charros concentraron a sus incondicionales que nos bloquearon la toma. En la sección IX del DF no me tocó la toma edificio de Belisario Domínguez 32, pero sí la recuperación (el día programado para el congreso seccional de elección) cuando los charros nos descuidaron e invadieron el local. El local de la IX mediante miles de guardias, en las que participé con dignidad semanas y meses, se conservó para siempre y hoy es de la CNTE.

2. Se deben ocupar los locales sindicales porque pertenecen a los maestros democráticos, independientes, para darles vida sindical y política; porque sus puertas deben abrirse para aquellos que lo necesiten. En la sección IX se realizan más de 35 reuniones a la semana de diferentes organizaciones políticas, de maestros, de obreros, campesinos, colonos, que saben que basta con solicitar un espacio para reunirse para que se le otorgue un auditorio grande, tres pequeños, 5 salones amplios y otros 5 espacios pequeños. Hay momentos, entre 20 y 21 horas, que los pasillos del edificio están llenos de gentes que llegan por una u otra reunión, conferencia o proyección testimonial. Ha despertado por sus actividades tanto el local que ya se posee incluso con trasmisión de radio, como es Radio Plantón de Oaxaca, en el que todas las noches se pasan entrevistas y comentarios.

3. Observaba las grandes movilizaciones (además de las de Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas, que hace décadas que son de la casa) de Veracruz, Quintana Roo, Zacatecas, Tlaxcala, Campeche; esas movilizaciones pueden exigir a los charros o espurios dirigentes que entreguen el local sacando sus papeles si desean, pero no pueden permanecer cerrados por las tardes y noches que es cuando los maestros necesitan reunirse y realizar actividades. Casi todos esos locales sindicales están desperdiciados porque no se abren a reuniones de maestros (no a fiestas enajenantes) sino a debates sobre las luchas del sindicalismo en México y a los análisis de la situación del país. No sólo deben prestar los espacios para reuniones, sino incluso demostrar que están totalmente abiertos a los trabajadores para que se reúnan. Ello da vida, prestigio y apoyo a las luchas magisteriales.

4. Recuerdo que en las primeras guardias (a mí me tocó estar varias noches) para evitar que los charros de la Gordillo no tomen el local, desde las 20 horas cerrábamos el portón con pasadores y teníamos que preguntar cuando tocaban; muchos estudiantes de Normales llegaban para fortalecer la guardia. Hoy es tan fuerte la presencia de profesores, de gente, que muchos salen del local –al terminar sus reuniones- a los 12 de la noche o en horas de la madrugada. Esto sin tomar en cuenta que las masivas asambleas nacionales representativas suelen terminar al otro día. Y un asunto muy importante: casi todas las “oficinas” fueron repartidas a diferentes organismos de lucha, no burocráticos. ¿Por qué entonces el sindicato no convoca a elecciones en la IX? Porque los charros o espurios saben que serán barridos por las bases de Francisco, Pedro , Gonzalo, Gerardo, Eva, Rosi, Conchi y otr@s.

5. La toma de locales sindicales en los estados, junto al enorme trabajo sindical y político que habría que hacer con los maestros, aseguraría expulsar a los charros encabezados por Juan Díaz, del enorme edificio de las calles de Venezuela. Ese edificio parece un cuartel militar deshabitado, que sólo sirve de estacionamiento. Siempre está cerrado por miedo a que la CNTE lo ocupe. ¿Se recuerda que el 22 de septiembre de 1972, con el apoyo del presidente Luís Echeverría, Jonguitud se apoderó del edificio del SNTE (Belisario Domínguez 32) con un grupo armado de unas 30 personas y proclamó a Eloy Benavides, desconociendo a Carlos Olmos, entonces secretario general.? Así terminó el cacicazgo de Jesús Robles Martínez y Manuel Sánchez Vite, enemigos acérrimos de Echeverría. En enero de 1974, Jonguitud fue designado secretario general del SNTE.

6. Esther Gordillo no necesitó tomar locales para derrocar a Jonguitud porque el presidente Salinas le entregó todo el sindicato y el poder. A partir de entonces se transformó en una gran cacique (1989-1913) con un poder sin igual durante los gobiernos de Salinas, Zedillo, Fox y Calderón, hasta que el de Peña Nieto le dio el golpe mortal por haberlo desafiado. Ese cacicazgo que ahora siguen manteniendo los subordinados de Estar Gordillo, hoy en la cárcel, debe desaparecer con la lucha masiva de los maestros. No se trata de sacarlos con pistoleros al estilo Jongitud ni tampoco por órdenes del presidente, sino con los movimientos masivos de maestros que cada día crecen más en el país. El ejemplo del edificio de la Novena debe repetirse. Esto sin olvidar que sus dirigentes no cuentan con comisiones y tienen que entregar trabajo gratuito después de cumplir sus clases. (19/X/13)


'via Blog this'