24 de octubre de 2013

PERRADA SALINISTA destroza economía, pero siguen festejando sus éxitos contra MEXICO

Luis Videgaray y Agustín Carstens han negado que el país esté en recesión. Foto: Cuartoscuro.Economía en tobogán: en enero se estimaba crecer 3.5% durante 2013; en mayo, 3.1; en agosto, 1.8 y ahora 1.7 | Sin Embargo:
Por: Redacción / Sinembargo - septiembre 29 de 2013 - 0:06
De revista, México, TIEMPO REAL, Último minuto - 5 comentarios




Luis Videgaray Caso, Luis Téllez y Agustín Carstens Carstens. Foto: Cuartoscuro.
Ciudad de México, 29 de septiembre (SinEmbargo).- La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) redujo ayer, por tercera ocasión en el año, su pronóstico de crecimiento para este año de 1.8 a 1.7% como consecuencia del impacto que tendrán los daños causados por el paso de los ciclones “Ingrid” y “Manuel”, estimados en 75 mil millones de dólares.

En un comunicado, Hacienda también elevó su pronóstico de inflación de 3.45 a 3.60% debido principalmente, a “aumentos temporales previsibles” en los precios de algunos productos agrícolas cuyas cosechas se vieron dañadas.

“Dicha estimación considera que habrá un impacto negativo sobre el crecimiento del tercer trimestre, mismo que se verá contrarrestado con un efecto positivo durante el cuarto trimestre como resultado de la actividad económica que estará asociada a los esfuerzos de reconstrucción”, enfatizó.

Asimismo, la SHCP previó que el efecto sobre el nivel de precios sea acotado y transitorio, con un incremento no mayor a 15 puntos base en la inflación anual.

De acuerdo con los Criterios de Política Económica 2013, elaborados el año pasado por el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, este año el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país sería de 3.5% con una inflación estimada de 3%.

No obstante, estimaba que el entorno macroeconómico previsto para el año en curso no estaba exento de riesgos que podrían perturbar las trayectorias estimadas.

Entre estos riesgos destacaba un menor dinamismo de la economía de Estados Unidos y la economía mundial; el recrudecimiento de los problemas de confianza asociados a la situación fiscal y financiera en diversos países de la zona del euro y choques adicionales en algunos mercados de materias primas que elevaran los precios y limitarán el margen de maniobra para los bancos centrales.

Sin embargo, no preveía un desastre natural de la magnitud de “Ingrid” y “Manuel” y las lluvias que azotaron al país durante septiembre que fue el mes más lluvioso en 100 años, según explicó el Presidente Enrique Peña Nieto.

Según el último informe oficial, el paso de los meteoros ha dejado un saldo de 147 muertos, 60 mil evacuados y 18 estados en emergencia.

“DEJAD QUE LOS PERROS LADREN”

Ésta es la tercera vez que la SHCP baja su estimado de crecimiento en cuatro meses, lo que ha desatado entre los analistas el consenso de que el país se encuentra en un periodo recesivo, lo cual ha sido negada por distintas instancias del gobierno federal.

Hace cuatro días, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens Carstens, reconoció que el país atravesaba por un momento complicado, sin embargo, dijo que ni los problemas financieros ni económicos de país le quitaban el sueño, sino los perros de su vecino.

“Estamos en momento complicado en México y otros países, con los cambios de administración, pues hay costos de transición que se han remediado”, dijo.

En mayo, el Gobierno federal bajó el pronóstico de crecimiento de 3.5 a 3.1%. En esa ocasión, el sub Secretario de Hacienda, Fernando Aportela, explicó que el ajuste se debió a los datos de la actividad industrial y del Indicador Global de la Actividad Económica, ya que durante el primer trimestre el PIB creció únicamente 0.8%, influenciado por menos días que se trabajaron en comparación a igual periodo del año pasado y porque el 2012 fue un año bisiesto.

El segundo ajuste, de 3.1 a 1.8% se dio en agosto. Entonces, Aportela justificó esta decisión debido a tres principales razones, la primera de ellas, el dato que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INEGI) del crecimiento del PIB para el segundo trimestre del año, el cual fue 1.5 por ciento anual, la cifra más baja para un mismo periodo desde la crisis del 2009.

Con lo cual, al primer semestre del año el Producto Interno Bruto (PIB) se ubicó en 1%, golpeado principalmente por una caída en los sectores de la construcción y minería.

Como segundo factor sostuvo que durante los primeros meses del año se observó un fenómeno de menor desempeño económico mundial, lo que ocasionó continuas revisiones a la baja en las expectativas de crecimiento a nivel internacional.

Mencionó los ejemplos de Alemania que ajustó su perspectiva de 0.9 a un 0.3% para el cierre del año, Brasil lo hizo de 4 a 2.5 por ciento, Rusia de 3.8 a 2.5 y Estados Unidos de 2.1 a 1.5%.

El tercer factor fue que la economía mexicana estuvo sujeta a choques transitorios originados durante el primer semestre de 2013, provenientes del exterior, principalmente una desaceleración de la demanda externa (exportaciones) iniciada desde 2012.
'via Blog this'