16 de septiembre de 2013

PROCESO: Grito de Independencia: sin maestros, con muchos acarreados

La pareja presidencialGrito de Independencia: sin maestros, con muchos acarreados:
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
16 DE SEPTIEMBRE DE 2013
DESTACADO

La pareja presidencial
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- Desde lo alto de Palacio Nacional, la presencia apenas reconocible del presidente Enrique Peña Nieto comparte el papel estelar con su esposa, Angélica Rivera.

Él, con moderación presidencial; ella, prodiga besos y sonrisas, como si pudiera reconocer a alguien entre la muchedumbre, entre la “prole”, como la llamó no hace mucho Paulina Peña, la hija del mandatario, quien se asoma en el balcón central de Palacio Nacional con el resto de los respectivos hijos del presidente y su esposa.

Ritual histriónico. Viéndolo bien, la ceremonia cívica del Grito es una actuación donde el presidente en turno interpreta el papel de Miguel Hidalgo que algún día de 1810 llamó a la insurgencia armada y quiso Porfirio Díaz instituirla como la noche del 15 de septiembre.

Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera lucen contentos… o al menos así pareció hasta las 11:30, cuando abandonaron la cena de gala debido a los severos daños provocados por el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel, que han causado 23 muertes.

Hace dos días, otra muchedumbre hacinada expresaba su inconformidad por la Reforma Educativa, producto del Pacto por México, un acuerdo entre las cúpulas políticas que no consultaron al magisterio. Para que la actuación de esta noche se pudiera realizar, los inconformes fueron desalojados.

El patio central de Palacio Nacional cuenta con sendos manjares que degustan amigos y colaboradores de la pareja presidencial, chocando sus copas. Ahí está el gabinete legal y ampliado; la alta burocracia; los líderes de cámaras y organismos empresariales; los diputados y senadores consentidos de la Presidencia; la familia y, hasta la los reporteros que cubren la fuente presidencial: esta noche no van a trabajar, sino a departir con sus respectivas parejas.

     

Tan distinto, tan igual



Desde el ingreso de tres brigadas de la Policía Militar con uniformes de la Policía Federal, el pasado viernes 13 el Zócalo cambió: en lugar de carpas se colocó un inmenso escenario; en lugar de altavoces que repudian al gobierno, se transmiten las melodías de artistas de la televisión: Ángeles Azueles; Banda Carnaval y, para cerrar, el Divo de Juárez, Juan Gabriel.

Los profesores rebeldes que se desgañitaban en discursos ahora están en el Monumento a la Revolución y en su lugar, aparece literalmente en un escenario la imagen del espectáculo con un proveedor muy conocido: Hoy, el programa de revista para amas de casa, que transmite Televisa, pues los conductores del acto de esta noche son Raúl Araiza y Juan José Ulloa. Y, para deleite de los caballeros, la actriz de telenovelas Aleida Núñez.

Las barricadas fueron sustituidas por el enorme graderío que albergará a los asistentes al desfile militar del lunes; en lugar de encapuchados de procedencia incierta, la Policía Militar resguarda las estructuras. Desaparecieron las estufas y fogones para dar paso a marchantas de aspecto humilde que se logran colar aprovechando el hambre: 30 pesos el tlacoyo.

Próximo el momento de dar el grito, retumban luminosos petardos, con la misma sonoridad que los del viernes 13, a las 4:00 de la tarde, que no anunciaron la salida del presidente pero sí su decisión de desalojar.

Esta noche, el lugar sigue tan majestuoso como siempre, con sus enormes palacios iluminados con figuras de Hidalgo y Morelos, o de los perfiles que se cree pudieron ser de ellos o, mejor dicho, de los rostros similares a los próceres con que los identifica el imaginario popular.

Para aludir la limpieza del sector, en televisión se reportó la intervención en el Zócalo y su lavado con cloro, como una desinfectación.

El cambio es tan grande y tan igual, que la Plaza de la Constitución parece haber hecho un relevo: unos pobres por otros; visible el rostro de la marginación pero con el rostro de la farándula en pantallas gigantes, un objetivo conseguido para vencer inercias y resistencias, como tuiteó el presidente minutos antes de desalojar a quienes se oponen a sus decisiones, y en este caso, para poder dar el Grito, su primero como titular del Poder Ejecutivo.



Viva (el Estado de) México

En 1974 Matilde Mujica estuvo en la Plaza de la Constitución pero no pudo ver, aunque fuera de lejos, el grito de Luis Echeverría. Los policías le impidieron el paso porque estaba embarazada y, esta noche, 39 años después, podrá ver a su coterráneo y exgobernador Enrique Peña Nieto, a quien tanto ha apoyado.

—  Yo creo que ya me voy a morir, porque vine al Grito como siempre quise, aunque no me puedo acercar mucho, ya estoy muy vieja, -bromea.

— No diga eso, quién quita y hasta ve a un panista o un perredista mexiquense –le comenta el reportero.

—  ¡Dios me libre! –esboza la señal de la cruz– Yo siempre he sido del PRI y puro PRI, si le digo que en el 74 quise ver a don Luis Echeverría y no me dejaron –repone.

Matilde se queja de dolor en sus piernas. Su hija estuvo a cargo de uno de los 25 camiones procedentes de Tecámac que desde temprano salieron hacia el centro capitalino, pasearon y luego fueron ubicados en algún sector de la plancha del Zócalo. A sus años, no es sencillo mantenerse todo un día de pie.

Una leve brisa se empieza a sentir alrededor de las diez de la noche y por el rostro moreno de Matilde, escurre la pintura tricolor que les colocaron a todos sus compañeros de partido. A ellos nada más les tocó pintura, no como a los de Ecatepec, que llevan sombreros charros o de palma grande.

Los ecatepequenses son contingentes notorios. Llevan playeras rojas sobre las que destacan pines del PRI. Sus porras son coloridas y están aquí con una misión: apoyar al Presidente en su primer Grito.

María Isidoro llegó en un autobús de Ecatepec con toda su familia. Para arribar al Zócalo recorrió a pie desde la Plaza de Santo Domingo, donde se estacionó su camión, hasta la esquina de República de Guatemala y República de Brasil. Luce en su pecho la calcomanía que muestran todos su coterráneos, charola temporal que abrirá vallas. Viene acompañada de 350 pesos: un rectángulo de papel blanco, que lleva estampado el Escudo Nacional, en el que se unen dos bandas tricolores.

“Estamos muy contentos y muy agradecidos por venir a participar en el Grito con nuestro presidente. Salimos tarde, pero hubo cenita en el autobús”, dice la mujer.

El Zócalo luce poblado, mas no lleno. Hay huecos por los diferentes lados de la plancha y, aun cuando la aglomeración es persistente en los arcos de revisión, al momento de actuar el Grito, la aclamación no es total.

Este es el día de fiesta nacional, por el que no hay protesta ni integridad que valga. Los antros aledaños languidecen esperando el arribo de clientes; grupos de jóvenes recorren las calles con entusiasmo y, en el exterior de una tienda de conveniencia, en la esquina de República de Brasil y Donceles, uno de esos grupos exhibe su orgullo revolucionario.

“Nos venimos a tomar una leve antes de ir a apoyar al presidente”, dice el más desenvuelto.

Sombreros de plástico tricolor, bigotes también plásticos estilo Zapata, penacho y sombrero de palma ancha, son los objetos con que exaltan su mexicanidad. Como es noche mexicana, el tequila es una opción natural.

El grupo forma parte de los 30 autobuses que, según ellos, llegaron procedentes de Coacalco.

— ¿Son del PRI? –se les pregunta.

—  Sí, somos gente del partido… –dice uno.

—  No güey, somos gente de David Sánchez –tercia otro.

— Sí, somos gente de David Sánchez, el alcalde de Coacalco, pero somos del PRI –repone el primero.

El reportero insiste:

—   ¿Pertenecen al Frente Juvenil o a alguna organización?

—   No, somos de la administración municipal ¿nos toma una foto?





Simbolismo patrio

La estación del metro Zócalo está cerrada. Quien desea llegar a la Plaza de la Constitución debe hacerlo por Pino Suárez o Allende. Pero ya desde las ocho  de la noche, la Línea 2 luce desolada. Un joven de unos 16 años, cabello largo y cachucha, ropa holgada y algún medallón, promueve su novedad:

“Compayito fiestero, Compayito fiestero, llévelo con su banderita nacional”, promueve entre los vagones durante la parada de la estación Pino Suárez mostrando al monito de Televisa que se forma con los dedos.

De repente, un robusto policía con armadura de granadero lo toma del brazo con violencia. Al pie de la puerta de acceso al vagón, lo obliga a vaciar su mercancía y ante la mirada atónita de los pasajeros, lo cachea. El robusto hombrón asoma a la ventana.

—   ¿Qué me ven? –grita esbozando una sonrisa y agitando la mano en señal de despedida.

La zona está asegurada al máximo. En Eje Central y 16 de Septiembre no parecen quedar huellas de los enfrentamientos entre policías militares y anarquistas que el viernes aprovecharon los escombros de la renovación de banquetas y todo material que encontraban a su paso.

De cualquier modo poco se puede observar esta noche. En 16 de Septiembre, Venustiano Carranza y Francisco I Madero no hay alumbrado público desde Eje Central hasta Isabel la Católica. En esas calles, visibles entre los autobuses policiacos y patrullas, personal de la Comisión Federal de Electricidad permanece de guardia, a bordo de sus camionetas, es decir, sin actuar.

El operativo es enorme: por cada calle que desemboca en el Zócalo, hasta una cuadra antes, hay cuatro cercos de granaderos del Distrito Federal. Entonces, empieza el cerco de Policía Federal, también de uniforme de granaderos. Y casi al llegar a las calles circundantes a la plancha, controlan los arcos de revisión, con láser y detectores. Finalmente, el Estado Mayor Presidencial y, en las estructuras del desfile, la Policía Militar.

— ¿Ahora no vinieron con uniforme de federales? –se le pregunta a un soldado.

— No, eso nomás a nosotros nos mandan cuando andan problemas, como el viernes –responde en un precario español, para luego recibir la reprimenda de su superior por hablar con el reportero.

Por todo el Centro Histórico, el ambulantaje se apodera de banquetas y calles convertidas por esta noche en paseos peatonales bajo una vigilancia, revisión y supervisión policial, que está destinada sólo a los ciudadanos.

Palma, Madero, pero en especial Tacuba, se ha convertido en un tianguis con todo tipo de mercancías, aunque predominan aquellas con motivos patrios y con los nuevos símbolos de mexicanidad, en el mejor de los casos, expresiones kitsch: máscaras de luchador, penachos sintéticos, pelucas tricolores de rizos afro… cada quién su nacionalismo.

En Madero e Isabel la Católica, el oficial Juan Mendiola se queja, molesto ante la mercadería:

“El jefe de la delegación Cuauhtémoc le dio permiso a una organización de ambulantes y no los podemos quitar, pero ya se empezaron a extender con tapetes en el suelo. Les dijimos que no lo hicieran pero tampoco podemos abandonar la vigilancia”.

Así, el sector no da espacio ni para el retiro de ambulantes que, por otra parte, no ofertan las populares máscaras de Carlos Salinas de Gortari, ni copetes de Peña Nieto, y mucho menos pasamontañas del subcomandante Marcos. Lo más próximo a la rebeldía son los consabidos bigotes zapatistas.

Coincidencia macabra

La brisa arrecia y al llegar el momento estelar, una persistente llovizna se deja sentir en el Centro Histórico. Minutos antes de las once de la noche, el presidente Enrique Peña Nieto recibió de una guardia de honor, la Bandera Nacional, en el Salón de Protocolo. El Himno Nacional se entona y sus notas se dejan escuchar con potencia por todo el Zócalo.

Entonces, un presidente sonriente agita con su mano izquierda la bandera y tañe la campana con amplia sonrisa. Luego, lanza la arenga personificando al cura Hidalgo y agregando los nombres de los Insurgentes. Escasa es la también tradicional rechifla y en su lugar, se escucha “Peña, Peña”.

Desde temprano, en las redes sociales abundaban los chistes sobre un posible desliz de Peña durante la arenga. No ocurrió. La leyó para mejor proveer. Pero el desliz llegó: el primer presidente que cuenta con un aparato completo de Estrategia Digital, como parte de su estructura operativa, esta vez cometió un error de acentuación:

“Hoy, recordamos a los hombres y mujeres que hace 203 años, iniciaron la lucha para darnos patria y libertad. ¡Qué viva México!” (sic).

Minutos después, el tuit fue corregido.

No fue el error lo que terminó aguándole la fiesta al mandatario.

Coincidencia macabra: la tormenta tropical Manuel y el huracán Ingrid han causado severos daños en Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Chiapas, las entidades de donde son originarios los maestros de la CNTE desalojados y reprimidos.

Las lluvias en dichas entidades obligaron al mandatario a saludar y despedirse casi de inmediato de los invitados a la cena de gala, para salir de ahí a una reunión con su gabinete e instalar el Comité Nacional de Emergencias.

Dado el Grito, después de todos esos recursos económicos, humanos y políticos de que debió valerse para hacerlo, no pudo permanecer en la tradicional cena de gala, de Palacio Nacional… y así, él mismo presidente  terminó desalojado, como momentos después lo haría la muchedumbre en busca de sus camiones,  para regresar a distintos puntos del Estado de México y los policías para el cambio de guardia.

Tras este otro desalojo, una nueva limpia se puso en marcha, pues este lunes es el desfile militar.
'via Blog this'