13 de septiembre de 2013

Necesario que la gente se manifieste: Elena Poniatowska

"Necesario que la gente se manifieste" : Elena Poniatowska | República Amorosa:

Mientras miles de maestros se manifiestan en las calles de la Ciudad de México en contra de la reforma educativa impulsada por el Gobierno, la escritora y periodista mexicana Elena Poniatowska destacó hoy la necesidad de que la gente salga a las calles.

“Es muy importante que la gente se manifieste, salir a la calle, decir, hablar, estorbarle al Gobierno”, comentó en una entrevista con Efe la autora de “La noche de Tlateloco” antes de participar en una charla en la Asociación de las Américas de Nueva York como parte del festival “Celebrate México Now!”.

La escritora de origen polaco, nacida en París (Francia) en 1932 y emigrada después a México, reconoció que este país “está viviendo un momento difícil” porque “hay un verdadero abismo entre una clase social y otra. Los maestros su culpa mayor es que son pobres y reclaman su plaza”.

Este miércoles, unos 12 mil maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) bloquearon importantes avenidas de Ciudad de México como parte de sus protestas contra la reforma educativa, que aseguran podría generar despidos masivos, y que les ha llevado a acampar durante meses en la plaza del Zócalo.

“Es una situación muy crítica, es el resultado de la gran corrupción que ha habido en los círculos de poder en México”, reiteró Poniatowska, muy crítica contra el presidente del país, Enrique Peña Nieto, y férrea defensora del excandidato presidencial izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

La intelectual mexicana aseguró después a la prensa que el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) “utiliza al país para enriquecerse” y que, de haber llegado al poder el que considera como el “presidente legítimo”, López Obrador, habría puesto “a los pobres primero”.

En todo caso, Poniatowska recordó que, si algo “es único, son los mexicanos, el pueblo. La gente es de una gran generosidad, muy ingeniosa y que a pesar de lo mal que les va tiene una gran vocación por la felicidad”.

Sus 81 años no le impiden levantarse con soltura de la mesa para explicar cómo recientemente vio a “unas viejitas”, “más viejitas que yo”, bromea, que estaban riendo a pesar de tener el agua hasta la cintura tras haber perdido sus casas en Iztapalapa por las recientes lluvias.
“Y dices, bueno, a lo mejor la salvación de México es la risa. Al día siguiente seguro irían a comer tacos, garnachas y flautas, y si es posible echarse su tequila”, asegura.

La escritora es probablemente la figura más representativa del mundo literario mexicano, que a su juicio quedó “huérfano” con la muerte de Carlos Fuentes en mayo del año pasado, quien era la “carta internacional” de México, el que “tenía relaciones no solo literarias pero políticas”, el que “respondía a Estados Unidos”.

En todo caso, aseguró que están surgiendo muchos “jóvenes buenos escritores” que están regenerando el panorama literario mexicano, como Jordi Soler, Álvaro Enrigue o Valeria Luiselli, aunque no es tan optimista con el mundo del periodismo, que a su juicio está “dañado por la inmediatez”.

Pronosticando el fin de los periódicos impresos en medio siglo debido a esa rapidez con la que se publica la información por vías como Twitter o Facebook, la premio Moors Cabot de Periodismo pidió a los reporteros que “protesten”, que “no pierdan nunca la capacidad de indignarse”.

Con información de Efe
'via Blog this'