4 de septiembre de 2013

MISERIA POLÍTICA: EPN: ¿El regreso del culto a la personalidad?

EPN: ¿El regreso del culto a la personalidad? | SinEmbargo OPINIÓN:
Por: Salvador Camarena - septiembre 3 de 2013 - 5:02
COLUMNAS, Tronera - 12 comentarios





Son 18 fotografías. Todas editadas cuidadosamente. Todas acomodadas en la página que el gobierno de la República hizo publicar a todo color en diarios del país con motivo, supongo, del Primer Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto. Digo supongo porque a pesar de que en efecto en la página dice dos veces “Primer Informe de Gobierno”, en realidad el mensaje es otro, el significado de este collage es uno muy distinto.

Es una plana sobre un informe pero en ella no hay una sola cifra, una sola frase, ni siquiera un entrecomillado de algún discurso presidencial. Nada que informe. El mensaje es, mírenlo bien, que quede claro, EL Presidente. Nos informan que lo que hay que atender es al Presidente. Y vemos a Peña Nieto, en la imagen más grande, impecable, saludando a la bandera o a las tropas. Con la banda presidencial al pecho. La mano sobre la ceja derecha. El saludo militar.

Curioso. En las fotos no hay personas que no sean de las Fuerzas Armadas. En las fotos –salvo en una muy pequeñita en la parte baja– no se aprecian civiles. Y los únicos civiles que con mucho esfuerzo se pueden distinguir, y salvo trampas de la vista, son sus colaboradores, su gabinete, y aún en esa estampa aparecen, muy delante de ellos, en un primerísimo plano, dos militares de alto rango.

La población no existe en esta página sobre el informe de gobierno. El país no está. Está EL Presidente. EL comandante supremo. EL mandatario en el atril. En LA silla presidencial. Y en una superposición de imágenes en que Peña Nieto tiene detrás una bandera perfecta. Cualquier semejanza (o nostalgia) de esa imagen en el extremo superior izquierdo con la narrativa de La Patria de las portadas de los libros de los años sesenta es, seguro, mera coincidencia.

El Presidente, su equipo, su gobierno, pensó que era necesario, debido, pertinente, gastar en una página donde –no se me ocurre otra interpretación— hacen saber, como en los viejos edictos pero con imágenes propias de la era de Facebook, que el escudo nacional y él son uno solo, que la bandera y él son uno solo, que las fuerzas armadas y él son la misma cosa.

FUENTE: http://www.sinembargo.mx/opinion/03-09-2013/17125
'via Blog this'