2 de septiembre de 2013

EL MENTIROSO PROFESIONAL: Peña Nieto esconde la realidad mexicana

Peña Nieto esconde la realidad mexicana [Enrique Peña Nieto] - 02/09/2013 | Periódico Zócalo:
[Enrique Peña Nieto]
Por Sin Embargo
02/09/2013 - 02:17 AM
Tags: saltillo, primer informe, pacto por méxico, mexico, enrique peña nieto, coahuila


México, DF.- El constante cambio de sede, día y hora en relación al mensaje del Primer Informe de Peña, contribuyó a la incertidumbre política. Una de las primeras hipótesis fue que no podían seleccionar un lugar con antelación, pues hacia allá marcharían los miles de manifestantes que mantienen la Ciudad de México en un caos urbano. Aparte, representantes de la izquierda mexicana han anunciado sus propias manifestaciones para los primeros días de septiembre.

Las manifestaciones por las reformas que el presidente Peña ha promovido en el Pacto por México, son el preámbulo del caos del Primer Informe. A ello se suma la débil maniobra que el Gobierno de la República ha emprendido para disminuir los índices de inseguridad, los enfrentamientos y el crecimiento de los cárteles.

“Hay una política mediática muy sofisticada por parte de la administración de Enrique Peña Nieto, que está dando resultados muy positivos en cuanto a la imagen de México, en cuanto a la imagen, pero que es básicamente una cortina de humo que se proyecta al exterior”, expresa el doctor Edgardo Buscaglia, presidente del Instituto de Acción Ciudadana en México, e investigador principal de la Universidad de Columbia.

Enrique Peña Nieto ha optado como estrategia gubernamental lo que Buscaglia denomina “show mediático” para esconder estadísticas:

“Acabo de dar conferencias [en Europa], donde me preguntan si yo pienso que las cosas van mejorando en México, ya que eso parecería ser el caso por las noticias que los profesionales que me rodean en estos países leen; o sea que las políticas mediáticas están invirtiendo mucho dinero al “show mediático”, con un nivel de sofisticación más elevado que el que veíamos antes. Tratan de esconder las estadísticas o de jugar con ellas, o de mostrar estadísticas que no existen.

El doctor Buscaglia es contundente: “Vemos que éste es un Presidente que se ha sustentado en la imagen, en las políticas de medios muy sofisticadas para poder llegar a la Presidencia, y continúa como si estuviese en campaña política”. El “show mediático” va fortalecido con retórica: “No vemos todavía una estrategia que esté siempre implementada, vemos mucha gendarmería en los discursos, pero no se sabe muy bien de qué se trata, cuál es la estrategia de esa gendarmería y cuándo va a comenzar a trabajar”.

La única certeza es el modelo económico evidentemente salinista: “Se trata de esconder la realidad mexicana para que siga fluyendo la inversión extranjera hacia sectores políticamente protegidos. Es el viejo modelo salinista, pero ese modelo ha resultado ser insostenible a largo plazo. México no es un país que crezca, su tasa de crecimiento aún definida por sus propios amigos en la OCDE y por la revista “The Economist”, ha sido paupérrima en los últimos 30 años”.

“Es un modelo fracasado el que sigue sosteniendo el presidente Peña Nieto, pero con una mejor pantalla mediática que a muchas personas las hace sentir mejor, pero lamentablemente hay mucho ruido y pocas nueces”.

‘ESTADÍSTICAS CHATARRA’

El gobierno de Peña Nieto reconoce nada más 7 mil 128 “homicidios dolosos relacionados a delitos federales” entre el 1 de diciembre de 2012 y el 30 de junio de 2013.

No obstante, el semanario “Zeta” documentó 13 mil 775 ejecuciones relacionadas con el crimen organizado en ocho meses de gobierno, entre el 1 de diciembre de 2012 y 31 de julio de 2013.

“Hay muchas personas en fosas comunes enterradas, hay muchos individuos desaparecidos, y por lo tanto, las tasas de homicidio por ahora son desconocidas. Todas esas estadísticas del Gobierno federal son estadísticas chatarra que no están judicializadas”, lamentó Buscaglia.

–Usted ya ha dicho antes que durante el sexenio de Felipe Calderón, no se tocó al crimen organizado de cuello blanco. ¿Se ha tocado la estructura financiera del crimen organizado en los primeros nueve meses del sexenio de Enrique Peña Nieto?

“No, sigue siendo un agujero negro ese tema, que forma parte de ese vacío de Estado. Los grandes vacíos de Estado en México continúan siendo un sistema judicial que brilla por su ausencia, donde de cada cien delitos, se sentencian uno o dos. Otro vacío es la ausencia de controles patrimoniales aplicados a políticos y empresarios de envergadura, es un vacío enorme de Estado, hay un vacío institucional de controles patrimoniales que hace que la corrupción de cuello blanco continúe en aumento”.

–¿Ve alguna diferencia entre el sexenio de Calderón y el de Peña Nieto en cuanto a política de seguridad y combate al crimen organizado?

“Al Presidente le gustaría que haya más diferencias, creo que él entró con esa idea, de que exista un gran contraste entre su administración y la del ex presidente Calderón. Lamentablemente el Presidente se encuentra en un limbo, en una zona gris donde intenta aplicar muchos instrumentos de inteligencia operativa para que no se observen estas grandes masas de soldados por las calles. Lamentablemente, continúa el rol de las Fuerzas Armadas con un nivel quizás de 10 mil, 15 mil soldados menos, pero continúa siendo el instrumento principal las Fuerzas Armadas para ocupar espacios donde existen vacíos de poder civil.

Entonces, continuamos con el mismo enfoque que Calderón, a un poquito menor escala, pero es el mismo enfoque y con una política de medios mucho más sofisticada que la de Calderón, lo que a los extranjeros les hace pensar que las cosas mejoran, debido a que están invirtiendo o malgastando a través de embajadas o consulados cientos de millones de dólares de ustedes.

–¿Qué lectura le da a la liberación en conjunto de Raúl Salinas de Gortari, Rafael Caro Quintero y el general Tomas Ángeles Dauahare?

“Más allá de la inocencia o culpabilidad de cada uno de estos personajes o personas, lamentablemente no hay una justicia independiente ni autónoma; entonces, por más que la persona sea inocente o culpable, en los casos de Caro Quintero o la maestra Elba Esther son dos caras de la moneda, la justicia se vende al mejor postor políticamente hablando, o económicamente hablando en México”.

MÁS MUERTOS QUE CON CALDERÓN

En la 34 reunión del Consejo Nacional de Seguridad, el presidente Enrique Peña Nieto dijo develar la estrategia que su gobierno a ocho meses de iniciado seguirá para combatir el crimen organizado. No hubo novedades. Acaso manipulación de cifras.

Sin números específicos ni estrategia definida, sólo su palabra como fuente, Peña aseguró que de diciembre de 2012 a julio de 2013, los homicidios producto del crimen organizado habían disminuido un 20% en relación al mismo periodo, pero del sexenio de Felipe Calderón.

La realidad es otra. De diciembre de 2011 a julio de 2012, con el panista en Los Pinos, en México sucedieron 12 mil 374 ejecuciones, mientras que de diciembre de 2012 a julio de 2013, con Peña en la Presidencia, 13 mil 775, con lo que se registra -en base a números del Centro Nacional del Información, el Secretariado Ejecutivo de Seguridad y otros un 11.32% de incremento en los homicidios dolosos.

Y luego la modestia ante los “resultados”: “A pesar de lo significativo y alentador de estas cifras, es importante reconocer que son apenas primeros resultados. Y en cualquier caso, el Gobierno de la República no caerá ni en triunfalismos, y menos en autoelogios”.

Hasta ahí, las nuevas promesas del Gobierno de la República, para disminuir la inseguridad y la violencia en el país.
'via Blog this'