3 de septiembre de 2013

Contrainforme: Peña no cumple - ÁLVARO DELGADO

El gabinete durante el I Informe de Peña Nieto. Foto: Germán CansecoContrainforme: Peña no cumple:
ÁLVARO DELGADO
2 DE SEPTIEMBRE DE 2013
ANÁLISIS

El gabinete durante el I Informe de Peña Nieto.
Foto: Germán Canseco
MÉXICO, D.F. (apro).- Arrinconado en Los Pinos, bajo una carpa para bodas, con escenografía Televisa y cobijado por los serviles de siempre, Enrique Peña Nieto encabezó este lunes un desangelado ritual con motivo de su primer informe de gobierno y ocultó lo que es de todos sabido: El país es un desastre.

Tan desolador es el estado que guarda la nación que el único “logro” que Peña destacó en su mensaje son las leyes en materia educativa, cuya aprobación en un contexto militarizado lo envalentonó para amenazar con la mano dura para imponer la privatización del petróleo y el IVA a alimentos y medicinas.

“Respetaré los derechos de todos, pero estoy decidido a usar todos los instrumentos del Estado democrático para impulsar la transformaciones que reclaman la gran mayoría de los mexicanos”, advirtió para dicha del fascismo autóctono.

Ya se sabe que al déficit de autoridad sigue el autoritarismo y la amenaza de represión que hace Peña sólo se explica por su fracaso: Todos los indicadores económicos dibujan la recesión, no sólo por los factores externos, sino por la incompetencia de él y su equipo de gobierno.

Parecía imposible superar la mediocridad de Vicente Fox y Felipe Calderón, pero Peña lo está logrando con rapidez.

El propio Peña tasa su incompetencia cuando promete que, en lo que resta del año, algo podrá hacer: “Tenemos 120 días para que 2013 sea recordado como un año de grandes transformaciones, un año en el que México se atrevió a despegar”.

Y es que los 245 días de 2013 y los 31 de su primer mes de gobierno han sido de retrocesos en todo, e incluso los indicadores de la economía —sólo para hablar de los oficiales— muestran un país que va para atrás. En el mejor de los casos, el crecimiento de este año será cero.

En corrupción ni se diga: La sola omisión de Peña en su mensaje revela que sus promesas para crear una comisión nacional anticorrupción fueron solo demagogia. No podía ser de otra manera siendo del Estado de México, donde la política enseña que sólo es corrupto el que no roba.

Además de las cifras oficiales recientemente difundidas, incluida la revisión a la baja de la expectativa de crecimiento para este año —1.78%—, el Partido Acción Nacional (PAN) difundió un estudio sobre los saldos del gobierno de Peña, denominado “Promesas sin resultados”, que esboza el tamaño del desastre.

Elaborado por la fundación Rafael Preciado Hernández, que dirige Juan Molinar —quien tiene cuentas pendientes por la muerte de 49 bebés en la guardería ABC—, el estudio cita cifras oficiales de la gestión de Peña que coteja con las de Calderón, a cual más de inepto.

Por ejemplo, el 4.1% de aumento de precios de la canasta básica observado en el mes de julio se ubicó como la segunda tasa más alta de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo detrás de Turquía. La inflación trimestral ha sido, en promedio, de 4.5%, pero en algunos productos, como el tomate, ha llegado a 83%.

En desempleo, en el primer semestre del año, se ubicó en 5% de la Población Económicamente Activa (PEA), mientras que con Calderón llegó sólo a 3.7% en el mismo periodo.

El gobierno de Peña ha sido también muy inepto para ejercer el gasto público que, en un país como México, es clave para la actividad económica, sobre todo en áreas tan sensibles como educación, desarrollo social y turismo.

Más grave aún es el subejercicio en los programas de pobreza y sustantivos del gobierno de Peña:

El programa de Apoyo a Proyectos de Comunicación Indígena registra un subejercicio de 99.59%; el de Fortalecimiento a la Trasversalidad de la Perspectiva de Género, de 98.28%; el de manejo y Conservación de Recursos Naturales en Zonas Indígenas, de 97.40; el de Fondos Regionales Indígenas, de 94.15%; el Fondo de apoyo a migrantes, de 92.68%, y el Proyecto para la Atención a Indígenas Desplazados, de 90.56%.

El rezago en la aplicación de gasto involucra también al Programa Turismo alternativo en Zonas Indígenas, con 87.74%; en las Acciones para la Igualdad de Género con Población Indígena, 81.58, lo mismo que los proyectos de infraestructura de turismo, con 67%; el Programa de Coinversión Social, con 65%; el Fondo Regional Chiapas, Guerrero y Oaxaca, con 62%, entre otros, que registran subejercicios mayores a 50%.

Les asiste la razón a los investigadores de la Fundación Preciado Hernández cuando califican al gobierno de Peña de “ineficaz e insensible”, porque “la constante es que los recursos destinados a programas para la atención a los grupos más vulnerables de mujeres, indígenas, migrantes y el campo son tan bajos que este gobierno puede ser calificado lo menos de ineficaz, discriminante, indolente e inhumano”.

En el documento se subraya un dato de escándalo: Ante el grave problema del desempleo en México, el programa de empleo temporal registra un subejercicio de 58%.

En materia de inseguridad y violencia las cosas van peor también para los mexicanos en la gestión de Peña: Ya van más de 13 mil ejecuciones, mientras que en el primer semestre del año aumentaron 8% en delitos federales con respecto al último semestre del año pasado, la extorsión subió 4% y el secuestro 8%.

Un desastre. Quizá por eso Peña escondió varias horas el documento al escrutinio de los mexicanos.

Eso sí, no hay límite al gasto de propaganda del gobierno. Ya veremos cómo termina este año y su sexenio. Calderón gastó 6 mil millones de pesos cada año y Fox 3 mil millones al año…

Apuntes

Brasil acusa a Estados Unidos de violar gravemente su soberanía por el espionaje a la presidenta Dilma Roussef, pero Peña apenas cita, apocado, al embajador y pide una investigación.

Twitter: @alvaro_delgado
'via Blog this'