9 de septiembre de 2013

Carta a los ciudadanos por un México soberano.- Norberto Amaya

English: CARTAGENA/COLOMBIA, 7 APRIL 2010 - En...

VOCES A DEBATE.

Carta a los ciudadanos por un México soberano.       ///   Periódico y Medios de Comunicación-Internet.

Norberto Amaya                 ///   México D.F. a 7 de septiembre de 2013.


“Soberanía del pueblo la estableció la efímera Carta de 1824, el constituyente de 1856-1857 y la misma soberanía del pueblo fue reconocida por los legisladores en la Carta Magna de 1917. Soberanía es también defensa de territorio, recursos y derechos de Estado”. (Alfredo Padilla, IPN)

Carta a los ciudadanos libres de México:

Estimados amigos, cuando escribo estas líneas, me apresto a realizar varias reuniones para participar en actos de solidaridad con los maestros que defienden su dignidad y sus derechos, también resuelvo con otros compañeros, nuestra presencia en el zócalo de la ciudad de México, en defensa del petróleo, 8 de septiembre, domingo de actividad unitaria y con gran participación del Proyecto Nacional Ciudadano Progresista. Llamadas van y vienen para confirmar asistencia, así lo hacemos.

Les informo que he escuchado y leído varias posiciones a favor y en contra de las reformas. No me convencen las que argumentan a favor de las propuestas de Enrique Peña Nieto. Tengo desconfianza de los conceptos que vierten los columnistas de la mayoría de medios escritos al servicio de la mafia que tiene el poder económico y político en México. Mucho menos los gritos serviles de locutores o lectores  de noticias en radio y televisión. No soy contra por naturaleza, pero no les creo.

En mi íntima intimidad, reflexiono sobre lo que debemos hacer nosotros, la forma en que vamos a hacer valer nuestra voz, razón y propuesta. Encuentro limitaciones y a veces me siento impotente para expresar lo que siento. Los foros de debate con los neoliberales y conservadores se cierran cada día más. ¿Qué salida tenemos, preguntó? Ustedes pueden darme opciones.

Me indigna el comportamiento estúpido y agachado de la mayoría de diputados y senadores, ellos que dicen ser la representación popular traicionan sus programas y se traicionan a sí mismos. Ustedes saben, que el que traiciona una vez, traiciona dos veces. No creo en el Congreso de la Unión y mucho menos en que ese sea el lugar para debatir los grandes problemas nacionales. Podrán decir que soy escéptico,  así es, pero no tonto. Las cámaras y los legisladores se degradan cada día más.

En la política y en el ejercicio de gobierno se valen los acuerdos, claro que sí, eso es parte del ejercicio de la pluralidad y el respeto a la diversidad, pero lo que no se vale son los pactos oscuros que firman las burocracias partidarias (PAN, PRI y PRD) a espaldas del pueblo y más aún, en contra de los intereses de la gran mayoría de mexicanos. La Constitución no se respeta. ¿Ustedes piensan que debemos permitir modificaciones a su esencia?

  Leo que Zambrano y amigotes que lo acompañan van a hacer una cadena el 15 de septiembre; que Gustavo Madero exige represión o qué;  César Camacho cantinflea conceptos para justificar entrega del país. ¡Qué pena dan! Los partidos ya perdieron, los políticos profesionales son ahora un sector apestado en la sociedad. Que se vean al espejo.

Ayer, antes de escribir esta carta-columna, en twitter y medios de comunicación diversos, sólo se hablaba de fútbol y la tragedia que la selección nacional perdiera ante Honduras. Siempre lo mismo, el negocio de las televisoras y potentados para dar" pan y circo “, para desviar la atención de lo realmente importante. ¿Acaso no son los monopolios los que a costa de todo imponen su agenda de opinión pública? ¿No son ellos los culpables de la debacle educativa, cultural y de salud, enfermedades y alimentación? Espero que entiendan mi posición y la compartamos o la debatamos.

Amigos, para mi está claro que esto no puede seguir así, que el sistema político y económico mexicano ya no sirven. ¿Qué debemos hacer para cambiar todo? Pienso en la organización y en la desobediencia civil. Ya sé, me van a acusar de extremista y anti-todo. Yo quiero que juntos tengamos alternativas y propuestas varias, pero ya no debemos continuar por este camino que nos lleva a la desgracia, lo peor es que los jóvenes no tienen presente y futuro y no hay esperanza para los niños. No dejemos que entreguen el país.

Les pido de todo corazón, que defendamos la nación, a la patria. Que juntos nos demos la mano y detengamos la privatización del sector energético y las reformas que son dictadas por los especuladores financieros internacionales, esos que por más de 500 años nos han saqueado y explotado. No permitamos que se siga hundiendo la economía y con ello el país. Les digo de frente, que hoy nos toca a nosotros defender la justicia, combatir la pobreza, desnudar a los corruptos y demagogos y sin miedo alguno, enfrentar con razones e  inteligencia a los neoliberales y conservadores del partido, gobierno o del grupo que sea. Sí podemos, yo los invito. Sé respetar opiniones contrarias, pero aquí es momento de definición y no debe haber dudas.

El domingo 8 de septiembre, inicia una etapa más de la resistencia cívica, vamos unidos a apoyar las mejores causas, con convicción y la frente en alto. Amigos hemos entregado gran parte de nuestra vida y trabajo por México, hoy no debemos doblegarnos.  Amigos, les quiero pedir su apoyo y comprensión, en esta carta, les deseo lo mejor y ustedes sabe que debe hacerse. Yo pienso que el imperio y sus lacayos no van a pasar, que si es posible un México para todos.

P.D. Es una carta escrita con la idea de que mis amigos y pocos lectores definan razones y convicciones. Los quiero a tod@s, también a los que no piensan como yo. ¡Amor con amor se paga! Mail: nor.amaya@live.com.mx; Twitter: @AmayaSi.


'via Blog this'