3 de septiembre de 2013

Arq. Laura Itzel Castillo J.- ¿Que no te engañen?

Radio La Nueva República » ¿Que no te engañen?:
Petróleo, Política, Autor Gloriamlo.

Arq. Laura Itzel Castillo J.
Laura Itzel Castillo
28 de agosto de 2013
En la campaña publicitaria promovida por el gobierno federal, se insiste en utilizar grotescamente la figura del General Lázaro Cárdenas del Río, para intentar convencer sobre su proyecto privatizador de Reforma Energética.

“¡Que no te engañen!”, es el título de sus textos, donde señalan 13 “mitos”, con lo que quieren descalificar los argumentos contra su propuesta de reforma a los artículos 27 y 28 constitucional. Para cada uno de sus 13 puntos sobran las respuestas para desenmascarar la verdad tras su reforma, sin embargo, por espacio, en este artículo me referiré a las que considero más importantes.
La número 1 dice : “Pemex no se privatizará” y continúa diciendo: “¡Que no te engañen! Pemex ni se vende, ni se privatiza. La reforma energética busca consolidar a Pemex como una empresa 100% pública, más fuerte, competitiva y transparente”. Según una de las definiciones más simples del diccionario, privatizar es pasar los bienes, propiedades, activos o servicios del sector público al sector privado. De qué otra manera se puede llamar al hecho de abrir al capital privado las áreas estratégicas, como son los hidrocarburos y la electricidad.
El gobierno busca privatizar el petróleo, ya que claramente pretende compartir con las empresas las ganancias. A eso llaman competitividad. Quieren que Pemex compita con las grandes trasnacionales en nuestro propio territorio para la extracción del crudo.
En el supuesto mito número 7, que señala que la reforma incrementará los precios de la electricidad, el gobierno dice: “La reforma energética permitirá que el costo de la electricidad baje, y se vea reflejado en el recibo de luz en beneficio de las familias mexicanas, los pequeños negocios y las industrias. Es totalmente falso que la reforma contemple incrementos en el precio de la electricidad”
Es obvio para los consumidores que no es cierto. Son innumerables las quejas por cobros injustificados que hace la CFE y los llamados “recibos locos” que arbitrariamente cobran, así como las protestas en las zonas agrícolas, donde los campesinos se han inconformado por los elevados costos de la electricidad a causa de la privatización.
Desde 1992 Salinas de Gortari, reformó la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica para permitir que las empresas privadas y extranjeras generaran electricidad, mediante la figura de Productores Independientes de Energía. Después de 12 años de gobiernos panistas, los particulares producen la mitad de lo que genera CFE y por tanto la luz es más cara. Subutilizan las hidroeléctricas de la paraestatal y le compran la energía a privados, que usan gas que importamos de Sudamérica, con la intermediación de la española Repsol, a un costo
mucho mayor. Por eso cuesta más la energía de las privadas que de CFE. Por eso tenemos que pagar más los consumidores domésticos. Cuestión que en la zona centro del país fue evidente a partir del golpe a Luz y Fuerza del Centro y al combativo SME. Datos que están avalados por la misma Auditoria Superior de la Federación. Con la reforma la luz sería más cara.
Hace unos días anunciaron que la Termoeléctrica de Manzanillo, Colima, usaría gas, en vez de combustóleo, que porque contamina menos. No es verdad, la razón es el negocio que hacen los privados con su importación. El combustóleo lo produce Pemex y se desperdicia, pues dicen que contamina, cuando desde hace años hay investigaciones y proyectos que desde Instituto Mexicano del Petróleo se han desarrollado para abatir la contaminación de este hidrocarburo.
Antes de la crisis del ozono en México, los automóviles no usaban convertidor catalítico, y que posteriormente se mejoraron las gasolinas. Soluciones hay, lo que falta es nacionalismo.
Militante de izquierda
'via Blog this'